jueves, 21 de marzo de 2019

INGREDIENTE TENDENCIA: ESPIRULINA



Uno de los ingredientes estrella -y también de mis favoritos- para este 2019 es la espirulina. Este alga, también considerada un superalimento (que son los alimentos más densos del planeta y que se han empleado tradicionalmente para sanar la mente y el cuerpo), posee un alto contenido en proteínas, vitaminas y minerales, lo que lo convierte en un suplemento dietético ideal para el organismo.

Este ingrediente, empleado sobre todo en dietas veganas y consumido por deportistas en su mayoría olímpicos, es una fuente muy rica también en hierro. Como curiosidad, además, también ha sido seleccionada por la NASA para complementar la dieta de los astronautas y, por otro lado, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) la recomiendan en casos de malnutrición aguda, malnutrición crónica y para el desarrollo sostenible.

A estas alturas te preguntarás qué es exactamente la espirulina. Pues bien, es una cianobacteria con forma de espiral (de ahí viene su nombre) de color azul verdoso por la presencia de clorofila y ficocianina que puedes encontrar tanto en suplementos de cápsulas como de manera natural fresca o desecada. En cualquiera de sus formas contiene:
  • Potasio
  • Calcio
  • Zinc
  • Hierro
  • Magnesio
  • Fósforo
  • Selenio
  • Manganeso
  • Vitaminas B3, B6, B9 y B12
  • Fenilalanina
Si todo lo anterior no te ha convencido para incorporar la espirulina a tu dieta, espera a ver todos los beneficios que te aportará consumirla.


  • Refuerza el sistema inmunológico: favorece la prevención de enfermedades causadas por bacterias, hongos o virus.
  • Controla los niveles de glucosa: ayuda a mantener en equilibrio los niveles de azúcar en sangre.
  • Disminuye la presión arterial alta: aumenta la producción de ácido nítrico, por tanto favorece el tránsito libre de la sangre por las venas.
  • Ayuda a adelgazar y a desarrollar la musculación: ayuda a estabilizar el metabolismo y la digestión, así como favorecer la recuperación y reparación de tejidos musculares.
  • Reduce el colesterol y los triglicéridos: favorece la prevención de enfermedades cardiovasculares consecuencia de la acumulación de grasa en las arterias.
  • Frena el envejecimiento: ayuda a frenar y evitar el envejecimiento prematuro, previniendo la formación de arrugas y la aparición de manchas en la piel.



La espirulina es muy conocida por ser saciante. Esto tiene una explicación lógica, es tan rica en nutrientes que provoca una saciedad casi inmediata. Por eso también es genial para bajar de peso y para aquellas personas que comen mucha comida basura y quieren empezar a cambiar hábitos.
En deportistas es genial ya que en los impactos tienen pequeñas roturas de capilares, pérdida de minerales a través del sudor... etc.
Si quieres tomarla de manera habitual procura que sea biológica, los comprimidos son el formato más cómodo y con menos sabor.
La espirulina, también, es especialmente eficaz en casos de anemia, desmineralización y agotamiento, aunque puede causar náuseas, diarrea, dolor de cabeza y alergia. En todo caso, si quieres recurrir a la espirulina para lograr alguno de los beneficios comentados, te recomiendo consultarlo primero con tu nutricionista.
¿La habías probado alguna vez? 

¡Hablemos en los comentarios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario