jueves, 20 de septiembre de 2018

Mi viaje hippie (parte I)

Lo cierto es que cuando planeé este viaje con mi pareja nunca pensamos en que en vez de dos seríamos tres, y lo cierto es que eso le ha dado un valor añadido a nuestras vacaciones de este año.

Por disponibilidad solemos escoger septiembre como fecha para nuestras vacaciones, por disponibilidad en hoteles, por disponibilidad de fechas en nuestros trabajos, así no tenemos problema en que nuestras vacaciones coincidan.

Es curioso, porque los últimos años las hemos logrado "empatar" con las bodas de algunos de nuestros amigos. Y todo comenzó así... en Sevilla, con la familia y con aquellos que un día se convirtieron en ella, nuestros amigos.



Los primeros cinco días, de miércoles a domingo, nos quedamos en el centro de Sevilla. En esos días disfrutamos de la preboda, la boda, del ambiente sevillano y de esa preciosa ciudad. ¡Enamorados nos quedamos!

 
 

Viajar con la familia y los amigos es un auténtico placer, ¡lo pasamos en GRANDE!

Turismo, buen comer, buen beber (yo sin alcohol, por supuesto), simplemente disfrutar. Compartiéndolo con ellos era como si aquel fuera también mi hogar...



Cenas en las callejuelas de Plaza Nueva, alojamiento con vistas a la catedral, papas fritas artesanales de la cervecería San Eloy (todo un típico), gambitas de Huelva (las más ricas del mundo y las más caras también, ¡madre mía!).



Recorrida gran parte de la ciudad y habiendo "pecado" en algunos/muchos momentos dejábamos que nuestra familia regresara a Tenerife para comenzar nuestro viaje más hippie.

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario