viernes, 6 de julio de 2018

Alimentación infantil: el cambio de la leche a los alimentos sólidos.

La llegada de una nueva vida marca un antes y un después en la vida del adulto responsable de ella. Durante el embarazo tenemos la oportunidad de prepararnos para lo que va a acontecer y cómo queramos que ocurra. Una vez nuestro hijo ha nacido, las dos prácticas dietéticas más importantes en la nutrición de un bebé son la leche que recibe y la edad a la que comienza a comer alimentos sólidos.
La lactancia materna se recomienda encarecidamente a los niños sanos, excepto cuando existan contraindicaciones. Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS), la American Academy of Pediatrics (AAP) como otras muchas entidades recomiendan amamantar debido a los múltiples beneficios a nivel fisiológico, psicológico y emocional para el niño y la madre.


Hoy en día es sencillo tener información sobre la composición de la leche materna y los efectos positivos que tiene, sin embargo, las consultas más frecuentes que suelo tener son más difíciles de encontrar en el infinito mundo de Internet.
Frecuencia y duración de la leche materna.
La leche materna es más fácil de digerir que las fórmulas preparadas, por lo que las tomas deberán también ser más frecuentes. El llanto en los primeros meses de vida en un niño sano suele ser motivo de hambre. Un bebé que come cada 2 ò 3 horas y duerme entre tomas, suele ser un niño bien alimentado. A medida que crece el bebe, el estómago aumenta su capacidad y la producción de la leche también aumenta permitiendo intervalos más largos entre tomas.
*Es muy interesante que la toma de cada pecho tenga una duración de 10 a 15 minutos aunque se sabe que obtiene la mitad de la leche en los primeros 2 ò 3 minutos. La succión y el vaciado completo de la leche estimulan la siguiente producción.
Introducción de alimentos sólidos.
 
Los bebés desarrollan de forma gradual la capacidad de masticar, tragar y digerir la amplia variedad de alimentos disponibles. Una buena selección de alimentos en esta etapa es, quizás, el requisito más indispensable para una salud y crecimiento óptimo. La mejor herencia en vida que podemos darle a nuestro hijo.
 
Cuándo comenzar a introducirlos.
El bebé puede empezar a comer alimentos sólidos entre los 4 y 6 meses de edad. La adición de alimentos a la dieta del bebé debería regirse por tres consideraciones: sus necesidades, la capacidad de aceptar diferentes formas de comida y la necesidad de detectar y controlar posibles intolerancias o alergias. Aun así, es importante que la mayoría de calorías durante la introducción de nuevos alimentos sea proveniente de la leche (materna o de fórmula).
Cómo evitar alergias o intolerancias.
Para evitar este tipo de problemas se recomienda introducir los nuevos alimentos de uno en uno, en pequeñas raciones mezclado con la leche que consuma y esperar 4 ò 5 días antes de introducir otro nuevo alimento. Se puede ir espesando el cereal sin problema a medida que el bebé aprenda a controlarlo en su boca.
 

 
Si algún alimento causara una reacción alérgica, trastorno digestivo, erupción cutánea, problema respiratorio debe dejarse de administrar antes de introducir el siguiente alimento. La comida casera, siempre que se controle el proceso de cocinado para minimizar las pérdidas de nutrientes, será la más adecuada. El mercado actual, gracias al aumento de la demanda, ofrece alimentos preparados biológicos de alta calidad. Los ingredientes deberían ser alimentos frescos e integrales sin añadidos (sal, azúcar o condimentos).
*Los alimentos de los niños menores de 2 años no se pueden limitar en grasas, así que los alimentos preparados para niños que estén en esa etapa no contienen información específica de este tipo con el fin de evitar esta limitación.
** OjO: Es importante introducir verduras antes que las frutas. El sabor dulce de las frutas puede hacer que el bebé tenga preferencia por ese tipo de alimentos. Recuerda que está descubriendo sabores y los irá memorizando por orden.
Esto sólo ha sido una introducción básica para tener en cuenta en el momento de los cambios, es algo que se debe saber antes de ponerlo en práctica. En la siguiente publicación hablaré sobre qué cereales, verduras y frutas son aconsejables añadir en primer lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario