lunes, 20 de noviembre de 2017

Brunch en la Finca Bencomo

Un domingo cualquiera aceptas la invitación de tu familia para probar un brunch que promete ser diferente... y había algo que me decía que tenía que ir. Debería hacer más caso a mi olfato intuitivo ;-)
No caben introducciones, porque nada más llegar me enamoré ipso facto, no me dio tiempo a pensar lo que me trasmitía el sitio sino que directamente lo sentí. Como bien dicen mis queridos amigos peninsulares (que no entienden como no me agobio rodeada de mar... Y no... no me agobia en absoluto) vivo en una isla que por serlo parece que debamos conocer todos sus rincones, pero no es así. Cada día me sorprendo más de la variedad tan grande que tenemos dentro de un espacio tan pequeño... la playa, el monte, la ciudad y sobretodo la poca aglomeración hacen que no me pueda cansar nunca de mis Islas Canarias.


Pues bien.... Cuando llegamos a esta finca tan especial nos estaban esperando Beatriz y José Andrés con sus camisetas corporativas y una súper sonrisa para darnos la bienvenida.
Nos encontramos la terracita montada para 6 personas con todos los detalles.
 
 
La historia de ambos es digna de transmitir. Una pareja que trabajaban en la ciudad, de abogado y médico, y deciden trasladarse a la finca familiar y trabajar en ella para conseguir un espacio tan idílico como el que pude ver. Un ejemplo claro, de que la felicidad y el bienestar se persiguen y se consiguen, no viene de la nada. 
 
 
Con un concepto agudizado de lo natural, lo casero, lo propio y lo ecológico les presento el brunch del que disfruté.
A continuación de nuestra llegada comenzaron a salir platos:
Primero una cesta de cruasanes, queso blanco con carambola, pata asada, jamón cocido, mantequilla y unas jarritas monísimas de zumo de naranja fresco y ecológico de su propia huerta. 
 
            
 
            
 
Montaditos con pan del mercadillo del mismo día, guacamole casero, revuelto de huevos y salmón.
 
 
 
Tartar de atún... que como le comenté al chef me encantó la mezcla entre el tartar y el aliño del ceviche. Se presentó con unos crujientes de maíz.
 
Humus rifeño entero. Un formato de humus que no se tritura tanto como al que estamos acostumbrados. Una receta que el chef aprendió de un amigo de origen bereber.
Pollo sazonado con curry si no recuerdo mal, con un aliño de salsa de yogur y col lombarda sobre una tortilla de trigo.
 
 
 
De postre, un crep con chocolate y frambuesas de la misma finca. Tengo la debilidad de que la mejor combinación del chocolate con fruta es, sin duda, con frutos rojos. Por eso fue la elección de mi tarta nupcial.

 
Y una divertida sobremesa con unas margaritas de mango... ¡Para beberte unas cuántas más! ;-)

 
Un lugar que invita a disfrutar del entorno y de los que te rodean. Hacía un día espectacular y el porche nos resguardaba del sol, pero me encantaría vivir una experiencia en la que el porche nos resguarde de la lluvia.
Puede ser muy romántico.... ¿no crees?
Si te ha impactado el lugar y te apetece probarlo.... Se necesita una reserva con al menos 2 días de antelación, ya que el evento se personaliza. Los menús se modifican según los productos de temporada y las necesidades de los clientes (alergias, intolerancias,...). 
La Finca Bencomo organiza brunch, almuerzos y cumpleaños de momento. Ofrecen la opción de alquilar solo el espacio si quisieras.
La intención ya que el proyecto comenzó hace poco tiempo, es ir creciendo poco a poco. Tener la capacidad de producir sus alimentos y tener animales propios como gallinas. Si ya te sientes en pleno monte... no me quiero imaginar si disponen de animales. Un lugar para poder disfrutar en pareja, entre amigos y familia. Un lugar perfecto para contactar con la naturaleza y la tranquilidad.

 
Hoy en día, lo más especial de cualquier lugar y experiencia, la capacidad de adaptación al cliente.... La personalización.

 
Gracias por esta experiencia Finca Bencomo.... y gracias por el trato Beatriz y José Andrés, un placer conocerlos. ¡Nos vemos pronto!
* Los puedes seguir en Facebook e instagram (finca Bencomo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario