miércoles, 23 de agosto de 2017

“Una nueva pirámide alimenticia”

La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria publicó a mediados de 2015, la última actualización de nuestra pirámide alimenticia, una figura en la que hemos puesto la mirada más de una vez a lo largo de nuestra vida y que resulta ser una guía representativa de alimentos que corresponden a una dieta y estilo de vida saludable.
Este título he decidido ponerlo entrecomillado, debido a que a parte de una nueva imagen y alguna pequeña modificación, el mensaje dietético sigue siendo el mismo. Como sabemos, las cosas se pueden decir de diferentes maneras y si vemos que no funciona, que sigue habiendo problemas higiénico-dietéticos en la población de magnitud lo suyo sería revisar “qué sentido queremos darle”, “a quién va dirigido” y “cómo queremos que se entienda”.
Hoy te hago una ruta turística por la pirámide alimenticia, para comprenderla desde un verdadero estilo de vida saludable.
Empezando por la base me sorprende ver un escalón nuevo que incorpora hábitos de vida saludable. Una buena hidratación diaria a través de agua, bebidas y alimentos. La recomendación de aplicar técnicas culinarias saludables para mantener un peso idóneo, incluso se le da importancia a la proximidad del alimento que consumes a diario para la sostenibilidad del ecosistema. Se hace referencia al balance energético, que significa que debes poner atención a las calorías consumidas con respecto a las calorías gastadas. Éste es un término  complicado de valorar y que incluso para un profesional, dependiendo de cómo trabaje la nutrición puede llegar a ser absurdo. Si los parámetros saludables más importantes quedan claros y se llevan a la práctica no tendríamos los problemas de obesidad actuales.
 
 
Se ha hecho alusión a la importancia de mantener un buen equilibrio emocional y aquí abro un paréntesis para hacer una aclaración…
Saber dónde estás situado y solo si estás en el centro de ti mismo emocionalmente, es cuando eres capaz de dar y recibir, capaz de dar amor con todos los sentidos y desde lo más profundo. Solo así recibirás el amor más reconfortante de tu entorno. Ser capaz de ver la vida desde varias perspectivas, no solo desde una, no solo desde el mental sino desde el corazón, haciendo caso a tu emoción. Si consigues equilibrar tu emoción y pensamiento, consigues vivir en armonía contigo mismo. Lo más importante.
Bueno, continúo para no irme por las ramas del coaching!
Ésta quizás sea la mejor incorporación a la nueva pirámide. Siguiendo con el segundo escalón, donde se encuentran los hidratos de carbono como base de la alimentación, con un mensaje escueto que dice algo tan general como “come hidratos de carbono según tu grado de actividad física” y otro mensaje discreto en el paquete de arroz que, si eres capaz de leerlo sin gafas presbicia, invita a que sea integral. El mensaje más importante de los hidratos de carbono a día de hoy es que se consuman prioritariamente “INTEGRALES”.
 
 
Y yo me pregunto…
¿Por qué no darle ese primer puesto en cantidad a la verdura y la fruta? ¿Por qué no convertir este importante grupo en la base de nuestra alimentación? Mis argumentos para pensar esto:
Las verduras y frutas son aptas para todos los grupos poblacionales, para todas las edades, contienen gran cantidad de nutrientes, fomentan la agricultura local, no necesitan ser refinados, es decir, no necesitan industria y contaminación. Los beneficios son múltiples. Y, solo poniéndolos en la base, mandaríamos un mensaje claro y consciente sobre la importancia de aumentar su consumo.
 
 
El grupo de los proteicos se sitúa al lado de los lácteos, en el cuarto escalón y aparece carne, pescado, frutos secos y legumbres entre algún otro.
Los lácteos se recomiendan bajos en grasa. A mí particularmente me sorprende que se siga fomentando el consumo de 2-3 raciones diarias, no siendo alimentos necesarios para una alimentación saludable y habiendo alimentos vegetales que contienen bastante más cantidad de calcio y otros minerales. Aparte, se sigue transmitiendo cierto miedo a las grasas. Si limitamos el consumo de derivados lácteos (fuente obvia de grasas), no tendríamos que preocuparnos tanto de comprar formatos 0%.
 
¿Conflicto de intereses? :-/
El quinto y sexto escalón es para el consumo opcional, ocasional y moderado… ¿What? ¿Lo que es ocasional para mí lo es para ti? Es una frase de “amplio espectro”. En tal caso, se encuentran en uno de ellos los embutidos y carnes procesadas, sin especificar que en nuestro país hay embutidos de gran calidad como puede ser el jamón serrano de bellota o el lomo ibérico mezclados con un salami o una salchicha procesada. No es lo mismo, no. La calidad y procedencia de estos alimentos es crucial, sabiendo que no todos los tenemos al alcance de la mano. Por encima de éstos y con un consumo menos habitual están los productos industriales basados en azúcares simples y grasas saturadas como ingredientes principales.
A día de hoy se ha demostrado en suficientes ocasiones que estos grupos de alimentos pueden desencadenar patologías metabólicas y favorecer la aparición de distintos cánceres. Éstos son alimentos con gran cantidad de calorías por pocos gramos de alimentos y que aportan las conocidas “calorías vacías”, es decir, que no aportan nutrientes.
Existen grupos de alimentos donde encontramos gran diversidad de productos y quizás jerarquizando no tanto al grupo en sí de alimentos, sino más bien la procedencia, la calidad y las distintas formas de los mismos enviamos un mensaje directo de la importancia que tiene en la alimentación la variabilidad de la misma.
Las peculiaridades de cada persona hacen que existan infinitos tipos de alimentación posible dentro de una dieta considerada como saludable y equilibrada.
Animo a que la educación alimenticia forme parte del sistema educativo y no solo eso, sino que desde casa también lo hagamos…. ¿Sabes cómo empezar? Siendo tú, el adulto, un ejemplo a seguir.
Si te cuidas a ti mismo, cuidas a tu entorno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario