viernes, 11 de noviembre de 2016

Brunch en GastroMag Auditorio de Tenerife

 
¿Qué es un Brunch?

El Brunch es el nuevo concepto que nace de la unión del desayuno y el almuerzo.

Breakfast + Lunch à BRUNCH

Comenzó a ponerse muy de moda en los barrios de Nueva York, entre todas esas personas que necesitaban reponer fuerzas a media mañana después de la fiesta nocturna de la alta sociedad en la Gran Manzana. Actualmente ,se utiliza en muchos países entre personas que conscientemente no madrugan alguna vez en la semana, que desgastan el sillón con pelis nocturnas o aquellos que, simplemente, tienen como objetivo dejar fluir el fin de semana.
 

Así que, principalmente, se realizan brunch los fines de semana, aunque a mí personalmente me parece una comida ideal para los días que trabajo en turno de tarde, esos días en los que no tienes tiempo de hacer desayuno y almuerzo. Cuando me lo hago en casa, combino mis ingredientes favoritos del desayuno y añado alguna proteína que me complete y me sacie durante más tiempo.

 
Claro que, salir un sábado a GastroMag Auditorio a hacer un brunch como el que les presento a continuación, es un lujo. Para empezar, el sitio es muy agradable. Si me pongo en la piel de los turistas que estaban tomando algo al lado nuestro… Bufff!! Una mañana preciosa, unas vistas excepcionales y la comida
 ¡MARAVILLOSA!
 

 
El servicio nos recibió muy amablemente, invitándonos a tomar un zumo de naranja. La presentación del zumo ayudaba a mejorar si cabía el ambiente otoñal. Todo esto acompañado de una cesta de panes variados, mantequilla especiada y una mermelada de fresa casera que a mí personalmente me pareció sublime.




Un buen comienzo para abrir el apetito y empezar a degustar platos de este brunch.
El entrante fue una sopa de melón con virutas de ibérico, forma sutil de introducir un plato tan típico en España a primera hora de la mañana. Al ser una crema se vuelve más aceptable al paladar mañanero, amenizado con unas delicadas virutas de ibérico que no escondió en absoluto el sabor a fruta.

Crema fría de melón con virutas de ibérico
 
Como primer plato nos sirvieron una ensalada, que si bien puede suponer un esfuerzo para aquellas personas que les cuesta añadir “verde” a su dieta, yo considero que es una oportunidad perfecta para completar las raciones de verdura diaria, ya que este plato resultó ser ideal para gustos generalistas sin perder la finalidad para la que se sirvió. Los brotes y los tomates estaban muy frescos y apetecibles. Las pipas y el queso aportaban la energía al plato, mientras que el aliño le daba el toque personal a la ensalada.
 
Ensalada gourmet con queso brie, surtido de cherries y pipas de girasol.

El plato principal del brunch le daba todo el protagonismo al pollo. Un plato rocambolesco a priori, pero equilibrado a pesar de los numerosos ingredientes de los que constaba el mismo. El marinado en miel, soja y lima consiguió una textura suave al tiempo que jugosa, que combinada con el rebozado en sésamo alcanzó el estado de perfección para su cocción en aceite. Todo esto acompañado de un arroz basmati al coco, germinados y unos trocitos de higo deshidratado. La intención del plato podía comprobarse cuando mezclabas todos los ingredientes en un mismo bocado.

Brochetas de pollo marinadas en miel, soja y lima rebozado con sésamo y acompañado de arroz basmati al coco y salsa teriyaki.

Como remate final, nos sirvieron el postre. Una tarta San Francisco, con un bizcocho humedecido y fresco que se deshacía en la boca y nata de fresa por encima.  Un último plato delicado y dulce para acabar con la degustación de este variado brunch. No pude con todo el postre, porque es un menú abundante, una explosión de sabores que sacia más por variedad que por cantidad. Creo que la variedad y la calidad han ido de la mano… y cuando eso ocurre,
a mí me enamora!




No hay comentarios:

Publicar un comentario